Consejos

Partiendo de que ‘nadie nace aprendido’ y que ‘el mismo trabajo cuesta hacer algo bien que mal’, vamos a tratar de dar diferentes consejos por si tienes a bien recibirlos de cara a crear y gestionar un blog personal.

Es un blog algo para mi

¿Por qué no? Con unos conocimientos mínimos de informática y seguir una serie de pautas es sencillo crear y mantener un blog.

A pesar del auge de las redes sociales (Facebook, Twitter,…) los blogs siguen siendo un pilar importante de Internet y que cubren ciertos aspectos a muchos usuarios que no lo hacen estas redes sociales. El blog te permite juntar y ordenar en un mismo lugar conocimientos o contenido de un tema, tu red social favorita te sirve para compartir e interactuar en un espacio público tus inquietudes más personales.

Lo verdaderamente difícil en un blog es publicar de forma más o menos constante y no aburrirse y abandonarlo.

¿Qué escribo en él?

Esta es una de las decisiones importantes que debemos tomar previa a la creación del blog, aunque podríamos escribir cualquier cosa es interesante centrarse en un tema específico y no salirse de él, salvo contadas excepciones.

Podemos escribir sobre deportes, recetas de cocina, cine, actualidad, tecnología, fiestas, … cualquier tema nos puede valer, nuestros intereses  y gustos serán los que acoten y determinen este tema central del blog.

¿Qué saco yo de esto?

Si lo que estas buscando es hacerte rico escribiendo en Internet, casi mejor que busques otras fórmulas. La publicidad indirecta (AdSense de Google, por ejemplo) salvo contadas excepciones con millones de visitas diarias, será algo testimonial, y la directa (si convencemos a un negocio para que te aporte un dinero mensual o anual) no será más que un aliciente a continuar.

Las razones las debemos buscar en otros aspectos, desde el propio ego del bloguero, la publicidad de las actividades de un colectivo, el propio entretenimiento en su mantenimiento,  ayudar a otros con nuestros conocimientos, informar, etc. Estas serán las razones que una vez las tengamos claras nos ayudarán a continuar con el proyecto de blog.

De acuerdo, y ahora cómo empiezo

Una vez encontrada la idea y las ganas para empezar, lo primero que debemos tener en cuenta es el sistema de publicación (CMS, Content Management System) que mejor se adapte a nuestro proyecto.

Estos CMS son los que permiten publicar y administrar de forma sencilla nuestro blog y los podremos encontrar de forma gratuita o pagando por ellos o por características especiales. Existen muchos, pero los más populares son Tumblr, Blogger y WordPress, cada uno tiene una versión gratuita y una de pago con una serie de ventajas. Existe mucha documentación en Internet sobre como funcionan y cual se adapta mejor a nuestras necesidades.

Si no lo tienes claro, consulta con gente que te pueda orientar o simplemente prueba los servicios gratuitos antes de decidirte por uno. El funcionamiento general no se diferencia mucho de unos a otros.

Decidido, vamos adelante

Una vez decidido el CMS donde vamos a publicar, se nos solicitará un título para nuestro blog, siempre algo breve y descriptivo de lo que el visitante se va a encontrar será un acierto, y una breve descripción del mismo, y algo fundamental, la dirección a la que accederán los visitantes y que no podremos cambiar a posteriori.

Si utilizamos un servicio gratuito esta dirección o URL sería por ejemplo: http://NUESTROBLOG.blogspot.com.es, la parte en negrita es la que podemos personalizar y la que debería ser corta y sencilla para facilitar recordarla y escribirla.

Una vez decidido estos aspectos nos encontramos con otro no menos importante como es personalizar el aspecto que tendrá nuestro blog y por el que los visitantes podrán identificar y leer nuestros post. Este aspecto general se suele llamar ‘Theme‘ y es la piel que mostrará nuestro blog.

Siempre se puede cambiar o personalizar sin verse afectado el contenido de forma general. Deberíamos tener en cuenta a la hora de elegirlo aspectos tales como los colores utilizados (el texto negro sobre fondo blanco es lo más sencillo y fácil de leer, todos los cambios que realicemos a esto deberíamos tener en mente la facilidad de lectura para los visitantes), tamaños y tipos de las fuentes o letras utilizadas (un tamaño pequeño nos sirve para estructurar fácilmente el blog, pero dificultará la lectura, también existen tipos de fuentes muy vistosos pero que en un párrafo no se puede leer bien), los estilos de esas fuentes (no debemos poner todo el texto en negrita, cursiva, etc. puesto que pierde su sentido, tampoco debemos escribir en mayúsculas nuestros posts, esto equivale en Internet a GRITAR, y a un visitante no se le grita, además de impedir una lectura adecuada), etc.

Debemos entender que todos estos aspectos estéticos son parte del theme y no del contenido del blog que se guarda en una base de datos y que debe ser independiente al aspecto final. Si queremos que el texto de nuestro post aparezca en Trebuchet MS, tamaño 12 px. y en color azul, estos parámetros deberíamos seleccionarlos en la gestión del theme o archivo CSS que es el encargado de los estilos, y no en la edición de la propia entrada que como mucho deberíamos utilizar sólo para algo concreto, una palabra o frase.

El escribir y formatear el texto en Word y después copiar y pegar sobre el post del blog es algo que debería estar prohibido puesto que aunque estéticamente se adapte a nuestros gustos, el código que utiliza este editor de texto, ‘ensuciará’ de forma notable nuestros contenidos lo que nos traerá problemas más o menos importantes.

El realizar adecuadamente una separación entre CONTENIDO y CONTINENTE, nos facilitará en un futuro modificar el aspecto de nuestro blog y que todo tenga consistencia.

La importancia de una planificación previa

Una buena planificación previa a la inclusión de contenido en nuestro blog nos ayudará a estructurar el contenido del sitio. En primer lugar deberíamos hacer una división entre el contenido estático del blog, por ejemplo una página con la forma de contactar con el autor, de aquel otro dinámico, es decir las noticias que tendremos que ir añadiendo a lo largo de la vida del blog. Las primeras se suelen denominar Páginas y las segundas Entradas.

Es un error frecuente utilizar una Página para introducir contenido que debería estar en una Entrada, por ejemplo tener una página para Vídeos y en ella ir introduciendo los vídeos que vayamos realizando en vez de utilizar una entrada para cada uno de ellos.

Otro punto importante es el uso de categorías o etiquetas en las entradas lo que nos permitirá por ejemplo poner un menú en el que poder encontrar fácilmente un tipo concreto de noticias. Esta división entre las entradas en WordPress se realiza con categorías, mientras que en Blogger se utilizan las etiquetas por lo que en caso necesario habría que planificarlo previamente.

Nuestro primer post o entrada

Y ya que lo tenemos claro sólo nos queda publicar en nuestro blog. Para su contenido, la temática del blog nos lo dirá, y en él debemos centrarnos en su idea, de tal forma que si lo que queremos transmitir son varias ideas que poco tienen que ver unas con otras, siempre es mejor separar esas ideas en entradas diferentes.

Lo primero que debemos hacer es ponerle un título a la entrada en su casilla correspondiente intentando ser descriptivos y breves, olvidando las mayúsculas (recordando separar el contenido del continente) para facilitar su lectura.

El primer o primeros párrafos deberían de darnos un pequeño resumen de la entrada para facilitar a los lectores hacerse una idea de lo que se va a encontrar y de esta forma pueda decidir si continuar con la lectura, también es interesante acompañar este texto con alguna imagen representativa. Después en el cuerpo de la entrada desarrollaríamos nuestro artículo acompañándolo con otras imágenes, vídeos, audio,… o aquellos contenidos apropiados.

La separación entre la cabecera del artículo y su desarrollo debemos hacerla según nos indique nuestro sistema de publicación CMS, normalmente en la mayoría (Blogger, WordPress) se utiliza un código que debemos introducir en el lugar adecuado de tal forma que los visitantes después encontrarán el famoso “LEER MÁS…”. Su introducción es importante puesto que si el artículo es muy extenso difícilmente los visitantes se desplacen mucho hacia abajo en la página con lo que no tendrá opción de conocer otras entradas.

El siguiente paso sería seleccionar la categoría o tags que vamos a utilizar para nuestra entrada, para acto seguido hacer una vista previa de cómo va a quedar el artículo para poder corregir errores u olvidos, para a continuación publicarlo y hacerlo público al mundo mundial.